viernes, 1 de marzo de 2013

La Mari gatuna: Presentación oficial de nuestros queridos gatunos

Tal y como os comenté en la ultima entrada, he estado bastante liada en estos últimos meses, y uno de los motivos ha sido que, hemos sido papis gatunos jejejeje
Hasta julio del pasado año, teníamos a Katy (una gatita que tenía desde que yo tenía unos 16 años), pero con 17 años recién cumplidos y no habiendo tenido nunca un solo achaque, nos dejó...



Katy era una hembra de carácter y por eso nunca puede darle un compañero. Para mi, esto era una espinita que tenia clavada en el corazón y decidimos (entre mi Kary y yo) que esta vez tendríamos dos hermanos, para que se hicieran compañía (y para echarnos unas risas, hay que reconocerlo también...)

La tía del Kary (Amelia) tiene un chalet en el que este verano nació una camadita de 4 gatitos y decidimos que nos quedaríamos con 2 de ellos.
En mitad de la historia, apareció Lola, que es una chica que se dedica a cuidar varias camadas de gatos de la calle y ha buscarles un buen hogar donde vivir. Me llamó y me comentó que tenía un gatito que lo había recogido de un contenedor (Ramses), que estaba bien, pero muy asustado, un gato que necesitaba unos cuidados muy especiales, mucho amor y mucha paciencia. Total, que se me reblandeció el corazón y le dije que lo trajera a casa, que me quedaría con él y con uno del chalet y listo, por que en el chalet no estaban mal y Ramses si estaba más necesitado. Ramses ha sido rebautizado a Chiquito, ya que es al nombre al que responde jejejeje cosas de mininos...



Así que, el día 12 de diciembre nos vamos Amelia y yo a por el elegido a su chalet. Nos queríamos traer un pelirrojo, que siempre nos había hecho gracia (Koke)




Cuando llego a por él al chalet, como buen pelirrojo de raza, no estaba, se había ido de parranda con un tiño-gato, mayor que él,  amigo suyo. Mientras le esperaba, se me arrimó una hembra (Julieta) que no me dejó en todo el rato, incluso, cuando nos íbamos ya para Valencia con Koke en la jaula, me siguió hasta el coche fuera del chalet. Era tan pequeña con 6 meses que tenía, que yo dudaba que aguantara el frío que venía. Os podéis imaginar el dolor de corazón con el que me fui. Cuando llegué a la ciudad (y conseguí tener cobertura) hablé con el Kary y le comenté lo ocurrido, y con su beneplácito volví al chalet a recoger a mi pequeña Julieta.




Al día siguiente Lola nos trajo a Ramses (que tenía como 3 meses) que fue rebautizado como Pumuky el indefinido, por que no se supo muy bien de que sexo era hasta pasado un tiempito. Y ya metidos en faena, decidimos traernos al último de los hermanos que quedaban en el chalet (Timy) Pobrecito, se había quedado el solito entre todos los gatos grandes por que había desaparecido su otro hermano, y el domingo 16 de diciembre nos lo trajo Amelia.




Ya con todos en casa, ha sido un poco complicado, ya que nos hemos tenido que adaptar unos a otros, menos mal que son muy buenos y se llevan muy bien entre ellos que si no...
Además el día 14 de febrero a Julieta se le despertó el celo (un día lleno de amor) y tuvimos que operarla el pasado miércoles no nos fueran ha hacer abuelos tan pronto...
Ha habido que atenderla y estar pendiente, aunque se ha portado muy bien y todo ha ido fenomenal....
Y esto ha sido uno de los motivos por los cuales he tenido bastante desatendido el blog, mañana os contaré más cosillas de las que me han tenido atareada estos dos últimos meses...



La curiosidad mató al gato, pero murió sabiendo...

Sigueme

Sigueme

Enlaces en el texto Coobis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir en redes sociales