martes, 30 de abril de 2013

La Mari tuneadora: La entrada de mi casa. Pasen por favor...

Hoy vengo ha hablaros del último proyecto que hice en casa y del cual me siento muy orgullosa.
En principio os quería haber enseñado otras cosas antes, pero tal y como he aprendido de Deborah Marín, de Oye Deb, hay que empezar por algún sitio y no esperar a que esté todo perfecto para empezar, así que con estas lecciones aprendidas, decido que hoy es el momento y este el lugar...
¿Y por que empezar por la entrada? Pues por que gracias a lo que he hecho en nuestra entrada y en nuestro salón he recibido el primer encargo, de la mano de Ana, una compañera de gimnasio, en mi página de Facebook ya os adelanté un poquito de ese trabajo y en breve publicaré el post que se merece su trabajo...



Así era el recibidor del horror. Feo, pero con posibilidades. El espejo y el mueble ya estaban en el piso. Y el paraguero me lo trajo mi sister, no sé de donde lo iban a tirar y ella lo llevó a mi casa para su indulto.



Ainssssssssssssss el pasillo.... el pobre no se quedaba atrás de feo.... Era terrorífico  las fotos no hacen justicia... Entre que al fondo está el espejo del baño, con sus reflejos. La única lámpara que había al final era como de delito a la vista y a la estética,  y que la última puerta de la izquierda es la cocina, con su luz de tubo fluorescente y además cuando cocino salen los vapores y se quedaban al rededor de la lampara formando una neblina londinense... !uf¡ terrorífico, lo que os digo...




La tabla me la encontré junto al contenedor de la basura, creo que es la tapa de una mesa de centro con expositor. La limpié, la pinté del mismo verde que el mueble y le puse papel de regalo pegado por detrás  el mismo papel que lleva coordinado el mueble.
El perchero también viene del contenedor. Este con una limpieza buena y una mano de pintura blanca estuvo listo.
El pequeño estante de la derecha, estaba en el piso cuando lo compramos, ha pasado por muchas partes de la casa, de hecho, lo tuneé para que formara parte de una composición que estuvo colocada mucho tiempo en el vestidor, pero ahora creo que ha encontrado un sitio mucho mejor en la entrada, ahí coloco cosas que me tengo que llevar sin falta, así no se me olvidan....



Pinté el espejo y el mueble de verde, y con la técnica del decoupage puse papel en el frontis de las puertas y en sustitución del mármol que llevaba en la parte superior. También cambié los tiradores de las puertas.
El cuadro también estaba en la casa y era muy feo, no tengo foto del antes, pero era rojo horrible. Le pegué papel de cocina con la técnica del decoupage y luego lo pinté de blanco. Las fotos son del viaje de novios que nos hicimos en el 2009 (no nos hemos casado, pero lo que va delante, va delante...)
El pequeño balancín se lo dieron a mi madre en un estado un poco lamentable. Mi hermano me lo tapizó así de majo y me lo reparó, si es que cuando quieres es todo un artista....
El cojín estaba en el piso y como me gustaba y creo que queda bien, pues se quedó ahí.
Y el conjunto de flor, jarrón y figura de gato de madera, me costó al rededor de 7.-€ y lo compré en La Piñata, que es una tienda multiprecio de mi barrio que me parece lo más. La verdad es que tengo la suerte de tener varias tiendas a mano que me sacan muchas veces de un apuro de estas características: -Queda bien por poco precio y sin tener que ir al "chino"-


Aquí podéis ver el resultado de la tabla que os comentaba antes. El papel de regalo lo compré en Aldi, es de esos de edición especial y me costó 2.-€. Con el mármol que quité del mueble me fabriqué una repisa, colocándola sobre 3 escuadras blancas que luego pinté del mismo color que la pared. Esta idea la basé en un post que Inés publicó en su día Boo Deco Chic.
El paraguero lo pinté de morado y le hice el filo con el mismo verde que el resto del conjunto.


Y así quedó el pasillo después de pintarlo y de que el albañil me colocara unas placas de escayola para bajar el techo y los nuevos halógenos. Todo esto me lo hizo por el módico precio de 150.-€. Como podéis ver falta pintarlo, pero eso me costó más barato, por que me lo pintaba yo. Se suponía que a la semana siguiente tenía que ponerme manos a la obra, pero un día por otro vino el frío, así que ya que hemos llegado hasta el día de hoy (esto me lo hice el 11 de septiembre, me acuerdo por que  me lo regaló mi madre por mi cumpleaños que es el día 13) ya aprovecho y lo pintaré cuando vengan a pintarme el techo de nuestra habitación los del seguro de mi vecino, que me hizo una humedad desde el baño que está justo al lado, cosas de comunidades, que os voy a contar a vosotr@s que nos sepáis.... y aprovechando que está al caer y que tengo que liarme con la pintura, terminaré el techo de una vez....
Y esta es la historia, con final feliz, de la unión entre una pequeña inversión de dinero y mucha de tiempo...



Prohibido rendirse, respira hondo y sigue...

Sigueme

Sigueme

Enlaces en el texto Coobis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir en redes sociales